//
archives

Archivos para

La Cueva de los Tayos

La Cueva de los Tayos Fue en 1969 cuando Juan Moricz, un flemático húngaro nacionalizado argentino, espeleólogo aficionado y experto en leyendas ancestrales, encaró uno de los más apasionantes misterios del oriente selvático del Ecuador: La Cueva de los Tayos. Aunque no era el primero en tropezarse con el intrincado de túneles y galerías subterráneas que dan cobijo a los Tayos (aves nocturnas cuyos polluelos son muy codiciados por los indios shuaras), es innegable su valentía y arrojo al haber sido, sin duda, el primero en dar a conocer a nivel mundial la existencia de este sistema intraterrestre.

Leyendo tan sólo la acta notarial de su hallazgo, con fecha 21 de julio de 1969, en la ciudad costeña de Guayaquil, a cualquiera se le encrespan los cabellos frente a estas detonantes afirmaciones:

“…he descubierto valiosos objetos de gran valor cultural e histórico para la humanidad. Los objetos consisten especialmente en láminas metálicas que contienen probablemente el resumen de la historia de una civilización extinguida, de la cual no tenemos hasta la fecha el menor indicio…”

Es inevitable pensar en la posible relación entre las planchas que menciona Moricz, halladas en una cámara secreta de la Cueva de los Tayos, con las planchas metálicas de complejos ideogramas que han sido visualizadas en nuestra experiencia de contacto, aquella biblioteca cósmica que narra la verdadera historia de la humanidad.

¿Existen indicios que señalen esta asombrosa posibilidad?

Rastreando el enigma de los túneles.

A una altitud aproximada de 800 metros, en una zona montañosa irregular, en las faldas septentrionales de la Cordillera del Cóndor, se sitúa la entrada “principal”, o más bien, la entrada “conocida” al mundo subterráneo de la Cueva de los Tayos. El acceso consiste en un túnel vertical, una suerte de chimenea con unos 2 metros de diámetro de boca y 63 de profundidad. El descenso (no apto para cardíacos) se realiza con un cabo y polea. De allí, un verdadero laberinto se abre al explorador por kilómetros de misterio, que deben ser recorridos en la más absoluta oscuridad. Las linternas más potentes son nada ante semejantes galerías donde una catedral entera podría caber.

La Cueva es denominada habitualmente “de los Tayos” debido a que su sistema de cavernas es el hábitat de unas aves nocturnas llamadas Tayos (Steatornis Caripensis), que constituyen la misma especie que se ha hallado en otras cavernas de Sudamérica, como por ejemplo, los “guacharos” en Caripe, Venezuela, o la Cueva de las Lechuzas, en Tingo María, Perú.

El estudio inicial de esta conexión intraterrestre entre especies de aves nocturnas lo abordó detalladamente el sabio alemán Alejandro de Humboldt, en su obra: “Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente” (1800). Es sumamente sospechoso que una misma especie de aves ciegas estén diseminadas en diversas cavernas de Sudamérica. ¿Será que todos aquellos laberintos intraterrestres no son cavernas aisladas y guardan una conexión subterránea?

En las inmediaciones de la Cueva de los Tayos del Ecuador viven los Shuaras, quienes en el pasado fueron conocidos con el nombre “Jíbaro”, famosos por su bravura y el arte de reducir cabezas. Ellos son los primeros exploradores del sistema subterráneo ya que cada mes de abril bajaban a la cueva para hurtar los polluelos de los Tayos. Y en medio de esta faena se toparon con una serie de sorpresas. La más resaltante fue sin duda el hallazgo de gigantescas huellas sobre bloques de piedra que, por sus ángulos rectos y simetría, sugieren un origen artificial. Moricz recogió estos relatos en su visita al oriente Ecuatoriano, pudiendo comunicarse sin mayor dificultad con los nativos gracias a su dominio del magiar, un antiquísimo lenguaje húngaro similar al dialecto Shuar.

Lo que no detalló Moricz en su acta notarial, es la existencia de lo que él denominaba “Taltos”, unos extraños guardianes del mundo subterráneo que custodian celosamente las mentadas planchas metálicas.

Aquellos “Taltos”, así como los Sunkies y Nunguies de la cosmogonía shuar, habitan el mundo subterráneo y los ríos. Sea como sea, la historia era tan apasionante que no tardaron en llegar los primeros cazadores de misterios.

Erick Von Däniken y Neil Armstrong.

Y la cosa se puso color de hormiga. Primero apareció en escena el famoso escritor suizo Erick Von Däniken, quien supo cautivar a Moricz para que le diese material fotográfico y la versión oculta de su hallazgo, hecho que fue espectacularmente explotado en el libro “El Oro de los Dioses” (1974), donde Däniken no sólo se limitó a fantasear con la versión original de la historia, además, por si fuera poco, sostuvo haber ingresado él mismo a la Cueva de los Tayos (en sus sueños) y haber visto con sus propios ojos la biblioteca metálica. El libro fue un bestseller mundial: 5 millones de copias y traducido a 25 idiomas. Ni un peso para Moricz.

El libro cautivó de manera particular al lector europeo, y fue así como el ingeniero escocés Stanley Hall contacta con Moricz para proponerle una expedición internacional a la Cueva de los Tayos. Moricz aceptó siempre y cuando él fuese el Jefe de la Expedición y que ningún objeto hallado en el mundo subterráneo fuese retirado. Stanley Hall no aceptó la propuesta, desechó la presencia de Moricz y se comunicó con el Gobierno de Inglaterra. Resultado: En 1976 se llevaría a cabo una expedición Ecuatoriano-Británica, con un intimidante personal militar y científico y, para añadir la cereza a la torta, la presencia del astronauta norteamericano Neil Armstrong (¿?).

Desde luego, esta no sería la primera incursión del astronauta en un lugar donde “las papas queman”. Recordemos tan sólo sus frecuentes visitas a Paysandú, Uruguay, debido a la intensa actividad OVNI en la Estancia de la Aurora (popularizada por el escritor brasilero Trigueirinho). El mismísimo dueño de la Estancia donde ocurrieron los hechos, Angel Tonna, con quien tuvimos la oportunidad de compartir en su casa de Paysandú en 1999, recordaba claramente las visitas de Armstrong quien, además, le confió en su propia casa de Uruguay que la misión Apolo XI de 1969, enfrentó un encuentro cercano del TERCER TIPO en la Luna.

Las investigaciones Ecuatoriano-Británicas se desarrollaron por 35 días, instalando un generador de electricidad en el campamento base, a escasos metros de la boca misma de la Cueva, descendiendo a diario a las profundidades para desarrollar sus “investigaciones geológicas y biológicas”. Según el informe final, la comisión de estudiosos concluyó que la Cueva de los Tayos no tenía origen artificial, y que no había indicios de trabajo humano. Todo lo había hecho la naturaleza…

No obstante, una de las afirmaciones más sorprendentes salió de boca del mismísimo Armstrong, cuando al salir de la Cueva de los Tayos (luego de permanecer en ella tres días completos) afirmó a la prensa ecuatoriana que “su experiencia en la Cueva había superado lo que el vivió en la Luna”. Sospechando entonces lo que el astronauta de la misión Apolo enfrentó en la Luna (encuentros OVNI), nos preguntamos con qué misterio se halló en el mundo subterráneo como para lanzar tal comparación. Sin comentarios.

LA CONSPIRACION DEL SISTEMA FINANCIERO MODERNO

Vivimos en un maquiavélico sistema financiero que aceptamos desde la infancia como algo natural sin ser conscientes de lo diabólico de su funcionamiento y de los que lo manejan.

La práctica totalidad del dinero oficial actual es humo, es virtual,no existe y no tiene respaldo; es absolutamente falso, creado para atentar contra la humanidad con el objeto de esclavizarnos consiguiendo que nosotros mismos costeemos nuestra esclavitud.

Se educa a los economistas bajo este dogma de fe, basado en dinero inexistente de manera que la oficiliadad económica es tomada esencialmente como una religión, el fraudulento sistema financiero actual se basa exclusivamente en la creencia, en la fe.

Un banco es una imprenta maquiavélica de fabricar dinero y crear deuda para controlar a los países a partir de algo que no existe. Los países y los estados no son soberanos para fabricar su dinero. El Banco Central Europeo no es más que una ventanilla bancaria de la Reserva Federal.

La deuda actual mundial de los estados no se puede pagar bajo ningún concepto porque no existe el dinero para ello, de hecho, si se llegase a pagar dicha deuda, el actual sistema financiero basado en la deuda creada de la nada, colapsaría al instante, porque ya no habría ese dinero virtual actualmente en circulación.

Si Vd. va a un banco a sacar una cantidad como 6.000 Euros, comprobará que no se lo van a dar porque no lo tienen, le dirán que vuelva otro día, las oficinas bancarias están prácticamente vacías de dinero, sólo existen anotaciones computacionales. Los bancos son poco más que entidades en estado de quiebra técnica permanente.

Todo esto y mucho más a continuación, hágase un favor en la vida, descargue y escuche el mp3 de este programa de radio y vea la siguiente película titulada El concursante, comprenderá el origen de nuestras desgracias y descubrirá el cáncer al que nos enfrentamos la humanidad.

“Nadie está más esclavizado que quién erróneamente cree ser libre.